Saltar al contenido
'21' de Dani de Morón

’21’ de Dani de Morón, nuevo disco de uno de los grandes guitarristas del flamenco

’21’ es el tercer álbum de Dani de Morón, uno de los mejores guitarristas flamencos contemporáneos. Un disco con colaboraciones al cante, a la altura del de Morón: El Pele, Miguel Poveda, Duquende, Estrella Morente, Jesús Méndez, Rocío Márquez, Arcángel, Pitingo, Marina Heredia, Antonio Reyes y Esperanza Fernández.

Dice el musicólogo de la SGAE José Manuel Gamboa: » Dani es un virtuoso que no virtuosea. O sea, va a las entretelas; toca de película, con fundamento, porque sabe lo que toca, lo toca niquelao y mostrándose inconfundible, que es la clave. Y, no está solo ¡Cómo cantan los flamencos, cómo cantan!, con sus quejíos y jipíos nos levantan, arrimados al buen son que les cobija.

Repasemos: La intensidad cordobesa de El Pele con Sus (sic) soleares espeluznantes, de erizar los pelos, sin medias tintas, poderío de arriba abajo; Las guajiras juguetonas y retrecheras de Miguel Poveda, con el aroma de un Caribe flamenco que pasa por Marchena…; El tremendo ayeo lamentoso de Duquende, seguiriyero del siglo XXI de camaronero eco; A la Huelva que su padre amó nos regresa Estrella Morente con la belleza de los fandangos que mece, que acuna; De Jerez, por tientos, Jesús Méndez con sus dones, ese rajo varonil de primera y la pincelada caracolera; El trayecto por tangos que de Cuba a Triana nos descubrieron la Niña de los Peines, Naranjito-El Titi o Matrona, lo recorre fiel y a su dulce modo Rocío Márquez; Arcángel, maestro de la ceremonia cantaora, se reserva la bulería, en un florilegio de estilos cortos jerezanos y gaditanos del ayer rebujados con conceptos a la moderna guisa; Pitingo revive las malagueñas de aquel Gayarre Chico que Chacón encumbró, con sobrada personalidad, dominio y el temple moreno de su antepasado Mojama; Los aires abandolaos, desde Lucena a la jabera malagueña para rematar en su Granada, suenan derechos y medidos en la voz erguida de Marina Heredia; Empezando por los fandangos del Niño Gloria y rematando por Caracol, de Jerez a la Alameda sevillana que ensalzó Mairena, con flamenca prosapia, con regusto cabal dice Antonio Reyes la bulería por soleá; Concluye por renovadas y sentenciosas cantiñas, Esperanza Fernández con su gitanería de femenina condición…, y, sola la sonanta, Dani de Morón con una granaína de ahondar y mucho emocionar, porque llega de profundis, para abrochar ontológicamente».