Saltar al contenido
MANUEL BARRIOS- ESE DIFICIL MUNDO DEL FLAMENCO- EDITOR: UNIVERSIDAD DE SEVILLA

MANUEL BARRIOS- ESE DIFICIL MUNDO DEL FLAMENCO- EDITOR: UNIVERSIDAD DE SEVILLA

Hacia 1780 aparece el primer nombre conocido, mitad historia, mitad leyenda: el jerezano Tío Luis el de la Juliana, un aguador, no se sabe si gitano o “payo”, que muchos toman por maestro del Filló. En realidad los dos primeros nombres comprobados, con absoluta certeza, en la crónica flamenca son los del Filló y el Planeta. Tras ellos desfila una pléyade en las que destacan Juan de Dios, María de las Nieves ,Frasco el Colorao, los Pelaos de Triana, La Perla…Se vive aún la época misteriosa, secreta, del cante que sólo se expresa en el círculo de las familias gitanas, en Sevilla, Cádiz, Jerez, Los Puertos. Hasta que, hacia 1860, se inicia la etapa evidente, popular, del tablao en los llamados cafés cantantes.