Saltar al contenido
AGUSTÍN FERNÁNDEZ

AGUSTÍN FERNÁNDEZ, CANTAOR VETERANO QUE EN BREVE SACARÁ UN NUEVO DISCO

El veterano cantaor Agustín Fernández Palenzuela (Córdoba, 1939) está a la espera de que un nuevo disco suyo vea la luz en breve. ZOCO FLAMENCO ha hablado con él. Por Fernando Pastor. Valladolid.

 

  • Está a punto de salir un nuevo disco suyo, ¿qué puede decir al respecto?

Es un disco hecho en Valladolid, en un recital en la Peña La Siguiriya, contando con Alfonso Orellana como guitarrista, y va a salir al mercado en breve. Tengo una gran relación con esta peña; el pasado 12 de mayo me hicieron un homenaje y estuve allí cantando junto con Manuel Castulo.

  • Es su cuarto disco

Sí. El primero fue “El Cante Grande” grabado en el programa de televisión  “La Gran Ocasión” y en el que pude contar como guitarrista con Manolo Sanlúcar. Otro disco fue “De la sierra a la campiña”, con Antonio de Colmenar a la guitarra. El tercer disco es una antología grabada en el barrio de Triana con la participación de varios cantaores, y  a mí me acompañó con la guitarra Perico del Lunar.

  • Ahora quiere hacer una antología en solitario

El proyecto es una antología de tres discos. Estoy terminando de escribir las letras y preparando los temas.

  • ¿Compone usted sus temas?

Generalmente sí, aunque también canto temas populares.

  • Comenzó muy pronto a cantar, ¿la afición le viene de familia?

Mis padres y mi abuelo eran muy aficionados, aunque no se dedicaron al cante de forma profesional, y ello me llevó a empezar a cantar con tan solo 12 años. En 1955, con 15 años, me llevaron a Sevilla, a La Campana, que estaba en la calle La Sierpe, para que me escuchara cantar Pastora Pavón “La Niña de los Peines” y su marido, Pepe Pinto; recuerdo que me tocó la guitarra Melchor de Marchena.

  • Se convierte en profesional y comienzan las giras internacionales

Así es. He actuado en el tablao El Quijote en Ginebra, en el Molino Rojo en Francia, varias veces en Portugal, etc.

  • Y ha compartido escenario con grandes artistas flamencos

He cantado con artistas de gran talla como Juanito Varea, Bernardo el de los Lobitos, Pepe de la Matrona, Rafael Romero “El Gallina”, Antonio “El Chaqueta”, Antonio Mairena, Fosforito, etc.

  • También llegó el reconocimiento en forma de premios

Tengo varios premios, en Sevilla, en Madrid (premio Pepe de la Matrona), etc. En Madrid me conocen mucho, porque he vivido 50 años allí, aunque ahora vivo en Pozoblanco.

  • ¿Qué artistas le sirvieron de inspiración?

Los de mi época: Manuel Vallejo, La Niña de los Peines, su hermano Tomás Pavón, etc.

  • ¿Con qué palos se siente más a gusto?

Me gustan todos, pero mi fuerte, los que más domino, son soleás, seguiriyas, cañas, polos…es decir los considerados cantes grandes. También me gustan los cantes de Levante, los cantes de Málaga, etc.

  • ¿Cómo ve el futuro del flamenco?

Lo veo oscuro, porque como ya nadie canta flamenco de verdad… Ahora todo el mundo canta cosas raras, con eso de los cantes fusión, la música esa rara, el cajón…yo soy un clásico empedernido: el cajón, para guardar libros sí, pero para tocar no; a mí lo que me ha gustado toda la vida ha sido una guitarra y una voz, poner a la gente en pie y hacerle llorar.

  • ¿Prefiere actuar en grandes escenarios o en ambientes más íntimos?

Por cantar me da exactamente igual, pero el cante son momentos, y no es lo mismo cantar en un escenario que cantar en un cuarto, relajado. Cuando se canta en un sitio no muy grande hay más intimidad y se puede escuchar con más atención. En los macrofestivales en los que actuábamos varios cantaores había un ruido como un avión, había que cantar porque tienes que demostrar quién eres, pero eso no le gusta a un cantaor, por muy altos que pongan los altavoces muchas veces no hay quien cante; ahí se hace de todo menos escuchar cantar ya que si hay 20.000 personas es imposible escuchar. A mí me ha gustado el flamenco como es, en la intimidad, en los cuartos, o en una fiesta de buenos amigos, en una buena peña…donde se puede cantar y donde se puede catalogar a un cantaor.