Saltar al contenido

David Palomar: “El flamenco de Cádiz tiene características propias”

David Palomar estará en Valladolid el próximo día 13 (Teatro Zorrilla, 21:00), dentro de la XXIV Gira Flamenca del Norte. Rafael Rodríguez le acompañará a la guitarra. Fernando Pastor. Foto @PacoLobato

 

  • Usted es gaditano, ¿tiene características propias el flamenco de Cádiz?

Sí, por supuesto. El flamenco de Cádiz tiene unas características muy particulares que lo diferencian del resto de la geografía flamenca. La propia idiosincrasia del gaditano se refleja en el cante. En el sentido rítmico, en el sentido melódico, en el compás… Se trata de un cante muy dulce, un cante dicho al oído, a diferencia del cante de la campiña que tiene otro punto más rudo. El cante de Cádiz está más unido a lo musical, a la buena pronunciación y a la rítmica.

  • Incluso se diferencia mucho con el cante de Jerez, pese a ser de la misma provincia.

Efectivamente. No tienen nada que ver.

  • Por tanto es de suponer que usted tuvo como fuente de inspiración los grandes cantores gaditanos.

Por supuesto. Todo el mundo tiene que tener fuentes de inspiración, hay que beber de los antecesores.

  • Y comenzó muy prontito a cantar.

Con 14 años ya empecé a tomármelo en serio, y a los 17 ya empecé a ganarme la vida con ello.

  • Para una afición tan temprana tuvo que tener impulso familiar.

Mi familia es muy aficionada al flamenco: mis padres, mis tíos, mi hermana que bailaba, etc. pero ninguno de forma profesional. Mi padre fue directivo de la primera peña de Camarón de la Isla que se hizo en Cádiz. Todo ello influyó mucho en que yo sea cantaor.

  • Comenzó cantando para el baile, con importantes compañías, como las de Cristina Hoyos, El Güito, etc.

Sí, he trabajado con muchas compañías de baile. La Universidad de los cantaores son las compañías de baile y los tablaos (por decirlo de alguna forma en el sentido de que se aprende mucho), y entre ello yo era más de compañías de baile, aunque también he pasado por tablaos. Para ser un buen cantaor para adelante es muy importante haber sido cantaor para atrás. No todos los cantaores de adelante han pasado por atrás, pero yo noto rápidamente a quien pasado antes por atrás: tiene más fuerza en el ritmo, se nota otra forma en la ejecución.

  • Y ha colaborado con artistas tanto flamencos como no flamencos

Con Vicente Amigo, Gerardo Núñez, Chano Domínguez, Pasión Vega, Alejandro Sanz, Lluis Llach, David de María, Antonio Orozco, etc.

  • Ello ha hecho que viajara por todo el mundo llevando el arte flamenco.

Sobre todo con las compañías de baile, que trabajan más en el extranjero que en España. He hecho giras por Europa, Sudamérica, Norteamérica. Con Paco Peña hemos hecho giras por Australia y Nueva Zelanda. Fuera hay un mercado potente, sobre todo para compañías con cierta fama.

  • Y en un momento dado emprende su carrera en solitario

Decidí dar el salto en 2007, cuando gané los dos premios nacionales de Córdoba.

  • Tiene tres discos, con los que ha cosechado galardones.

Sí, el primero Trimilenaria, el segundo La Viña cantón independiente y el tercero Denominación de origen. Muy contento por ello. Me concedieron la Bandera de Andalucía como distinción por la cultura gaditana en el exterior. Para mí es muy importante.

  • Esos discos ¿son exponente de su carrera?

Los tres discos reflejan entre ellos una evolución: yo soy una persona que bebo de la tradición pero soy muy personal en el sentido de que en cada momento hago lo que me parece mejor, intento ser diferente, darle un giro de tuerca a las cosas, y desde mi autenticidad hacer cosas distintas, salirme un poco de la tradición.

  • ¿Con qué palos se siente más a gusto?

Con todos. Me gustan mucho las seguiriyas, es uno de los cantes con los que más disfruto. La gente disfruta mucho conmigo con las alegrías, con la soleá de Cádiz, los tanguillos. Yo me siento bien con todos.

  • ¿Prefiere los grandes escenarios o los más íntimos?

Los dos tienen su punto. Según para lo que sea: para escuchar cante tradicional creo que un sitio en el que quepan 200 o 300 personas como máximo es ideal, y si me apuras sin micro. Así es más propio para escuchar el cante de verdad, aunque hay sitios que no tienen buena acústica y es necesario amplificar. Pero cuando es un gran espectáculo, en el que hay un guión, una historia, un diseño de luz y algo que contar, pues el teatro es mágico, me encanta.

  • ¿Cómo ve el futuro del flamenco?

Lo veo muy saludable. Hay cantaores de mi quinta que están haciendo cosas muy buenas. Hay bailaores y guitarristas muy buenos, con un gran nivel. Goza de mucha salud. Lo que hubo anteriormente ya nunca más lo va a haber, ahora hay otras maneras, pero muy auténticas y mucho más profesional que las antiguas. Esto nunca ase termina, lo que tiene es distintas interpretaciones a lo largo de la historia, y es una cosa cíclica: hay momentos en los que uno tiende más a mirarse en los espejos o beber de los antiguos pozos, otras veces quiere tomar otra dirección. Entonces el arte, como es libre, cada artista hará lo que le apetezca.

  • ¿Qué veremos en Valladolid?

Será un recital de cante tradicional, con guitarra y voz. Escuchar la escuela de cante de Cádiz.