Saltar al contenido
Entrevista a Sara Cano: La danza comprometida

Entrevista a Sara Cano: La danza comprometida

Siente y vive la danza como herramienta privilegiada de comunicación y compromiso con la vida. Cuando sale al escenario se transforma en una auténtica fuerza de la naturaleza, que modela con movimientos precisos un espacio muy personal y poético. Le avala una trayectoria brillante, con un Premio Max en su haber por Vengo! Ahora viajará con A palo seco, el que fue su primer espectáculo en solitario, a la Expo de Dubái para representar al festival Ellas Crean en una fecha emblemática para las mujeres de todo el mundo, el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres. Por Concha Hernández, directora del Festival Ellas Crean.

 

P.-Además de sus éxitos como coreógrafa, usted sigue bailando. ¿Qué es la danza, el baile, para Sara Cano?

R.- La danza es mi mejor vehículo de expresión. Siempre fui una persona tímida, pero cuando salgo a escena mi timidez desaparece. Veo danza en la vida cotidiana, me inspiran cosas que me llevan a tirar de hilos para crear mi propio universo… Entiendo y veo el mundo a través de la danza. Con el tiempo me estoy dando cuenta de que, además, es mi forma de posicionarme frente al mundo. El cuerpo, mi cuerpo, es mi herramienta de trabajo, el canal para poder expresar, para dar información. En Mujer de pie, empiezo a conectar con la idea del feminismo y ahí surge el compromiso. Podría decir que la danza es mi forma de vida.

P.- Se la considera una bailarina y coreógrafa ecléctica, que une la danza contemporánea con el folklore y con el flamenco, pero cuando vemos sus trabajos sentimos que el flamenco siempre está ahí…

R.- El flamenco es una expresión artística con la que he conectado desde pequeña. Por la emocionalidad y la expresividad. Siempre hay algo que te pellizca por dentro. Nunca he podido separarme de ese pellizco que me conecta a la raíz y a la tierra. Quizás porque me gusta ese carácter que tiene el flamenco: la dinámica entre lo templado y lo explosivo que tiene el flamenco, cuando se retiene, cuando explota… Esa forma de modular la energía me atrapa. La música me arraiga, me hace imaginar mundos que me resultan muy inspiradores. Y las letras, siempre digo que las letras flamencas tienen un universo sonoro muy poético. Me parece que  cada octavilla, cada letra del flamenco, es como un pequeño haiku donde en cuatro pequeños versos se abre todo un mundo. Eso me conecta y lo utilizo como un apoyo muy fuerte para desarrollar mi actividad artística.

P.- En sus coreografías, Mujer de pie, A Palo Seco, la investigación y la experimentación, la desnudez de elementos escenográficos conducen al espectador a un universo muy personal suyo, y al tiempo, la voz le ayuda a construir un espacio escénico. ¿Por qué elige la voz para acompañarla?

R.- La danza es un instrumento, la mejor manera que yo he encontrado para comunicarme con el público. La danza, la experiencia dancística, es un acto de comunicación en sí, tal como yo lo concibo, y la palabra la introduzco con la intención de hacer llegar mejor el mensaje. Es cierto que el movimiento en sí genera imágenes y situaciones donde la palabra no puede llegar, porque conecta mucho más con la emoción directamente, pero yo necesito apoyarme en la palabra para completar mi mensaje.

En A palo seco, las letras completan en cada escena el clima, la temperatura, el color, me ayuda a que se entienda mejor adonde quiero llegar. En Sintempo, tuve la necesidad de romper barreras y comunicarme con el público directamente a través de la palabra. Intenté hacer ver que no solo soy una persona que baila, que no solo puedo plasmar la belleza del movimiento.

En Vengo! la palabra se utiliza para dar más información, la voz está incluida para seguir con la idea de que los bailarines tenemos voz. En Mujer de pie la palabra da información de adonde quiero llegar. Durante todo el proceso creativo me fui nutriendo de textos que hablaban de lo femenino, del feminismo. Encontré textos maravillosos. Me sentía muy conectada con ellos, y el texto precioso de Chantal Maillard, Mujer de pie, en buena parte fue el texto que inspiró el espectáculo.

P.- Bailarina, coreógrafa, tiene su propia compañía desde 2014, cuando apenas existen ya compañías estables de danza. ¿Cómo se logra en este contexto de grandes dificultades?

R.- No creo que sea un caso excepcional. No soy la primera que inicia un proyecto de vida en un período de grandes dificultades, como es el caso. En nuestro ámbito, lo artístico va ligado a la vocación, y las ganas de seguir hacia adelante siempre te llevan a continuar a pesar de los problemas. Es un trabajo lento, minucioso, donde hay que ir poquito a poco, paso a paso, y seguir trabajando. Esto es una carrera de fondo.

P.- Con A Palo Seco, su primer espectáculo en solitario, viajará a la Expo de Dubái en una fecha emblemática para todas las mujeres, el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, llevando Ellas Crean a los Emiratos Árabes ¿Qué supone para usted actuar en el Pabellón de España ese día?

R.- Me hace sentir profundamente honrada que se haya elegido mi trabajo para un día tan especial, como es el 8 de marzo. Mi trabajo está muy relacionado con la cuestión de género. Siempre hablo desde la mujer en mi trabajo. Lo viviré con mucha ilusión y mucho orgullo.

Concha Hernández es drectora del Festival Ellas Crean, un evento que trabaja por la normalización de las artistas y creadoras en las artes y la cultura

https://ellascrean.com/