Saltar al contenido
La Guitácora de Raúl Olivar

La Guitácora de Raúl Olivar

Acaba de salir a la luz Guitácora, el quinto disco del gran guitarrista vallisoletano Raúl Olivar. Zoco Flamenco ha hablado con él y nos cuenta el proceso creativo que ha dado lugar a su nuevo trabajo. Por Fernando Pastor

Comenzó a componerlo poco antes de la pandemia, tanto la música como las letras interpretadas por prestigiosos artistas, pero con la irrupción de esta lacra sanitaria el disco sufrió un retraso y a la vez se convirtió en un viaje musical por las vivencias del autor durante ese tiempo.

Raúl Olivar adquirió la afición por la guitarra en un ambiente familiar con mucha tradición musical. Su hermano tocaba la guitarra en canción de autor y su hermana es soprano.

En su casa se escuchaba muchísima música. Su padre siempre ponía cintas de cassette de Paco de Lucía y un vecino, José Ignacio Neira, que era un fenómeno de la guitarra al que Raúl escuchaba todos los días tocar por la ventana. Con todo ello él se fue aficionando a la guitarra.

Sus primeros pasos los dio como autodidacta, pero después recibió un largo bagaje formativo de la mano de figuras como Luis Lara (que se convirtió en su principal maestro), Oscar Herrero, Rafael Riqueni, José Antonio Rodríguez, José Jiménez Viejín, Cañizares, o el recientemente fallecido Manolo Sanlúcar.

Continuó componiendo sus propios temas, en todos los palos del flamenco, interesado sobre todo por la guitarra de conciertos, aunque sin rehusar tocar como acompañamiento al baile y al cante, formándose para ello en la prestigiosa academia madrileña Amor de Dios, y en otras academias vallisoletanas. Amplió sus estudios de armonía Moderna y guitarra Contemporánea en Madrid con el maestro Félix Santos.

Giras por numerosos países; participación en proyectos como Al Aire Latin Flamenco, Lorca Lírico y Flamenco, Esencias de Sefarad o Tres Culturas Tres Flamenco Música Sefardí; colaboraciones con otros artistas, labor docente en la Escuela Profesional de Danza de Castilla y León, etc., forman su completo currículum.

Su primer disco, Sueños, vio la luz en 2001. Después vendrían Reflejo del alma, Un rincón para soñar, Castellano, un recopilatorio de los cuatro bajo el nombre de Diario de seis cuerdas, y ahora Guitácora.

En este último Raúl Olivar hace un recorrido por palos flamencos como bulerías, taranta, soleá, rumbas, tangos, alegrías, colombianas, zapateado, etc., y contiene también un trémolo.

De todos los temas del disco, el propio autor destaca El poeta, ya que está dedicado a su padre, fallecido en 2021. En este tema colabora la cantaora cordobesa, Sara Denez, con una letra muy emotiva.

Para cada tema ha buscado una colaboración, de voz o de instrumentos. Así, Nieves Hidalgo lo hace en las colombianas, el cantaor jerezano El Londro en las alegrías, también intervienen los cantaores vallisoletanos Santi Borja y José Luis Jiménez.

En lo instrumental participan el gran percusionista Paquito González, el bajista César Díez, el flautista Iván Carlón, el acordeonista Jorge Arribas, el violinista Diego Galaz, Diego Villegas con la armónica, o Wafir Gibril con el laud. Las palmas en todos los temas corren a cargo de Cara Urta y Sfera.

En las presentaciones en directo participan también el percusionista Alberto Farto Juguillos, el bailarín Arturo Aguilar, la cantaora Yaiza Herrero y el pianista Miguel Ángel Recio.

Guitácora está disponible en tiendas de discos, en la web y en plataformas digitales.