Saltar al contenido

El cierre de Café de Chinitas en su 50 aniversario

En estos meses que tanto se habla del cierre de los tablaos, me gustaría que todos reflexionásemos sobre quién va a echarse sobre los hombros la responsabilidad de que el flamenco no desaparezca. Mara Verdasco Garcia-Arevalo, directora Café de Chinitas.

Durante todos los años en que han existido los tablaos, los artistas   flamencos han tenido un espacio donde desarrollar su arte, un escaparate donde mostrarse al mundo, tenían en cierto modo, un lugar, donde se salvaguardaba su arte…

¿Que va a pasar con el flamenco si los únicos que lo defendíamos desparecemos?

Las medidas de ayuda hay que ofrecerlas, o mejor dicho concederlas, cuando se solicitan, no cuando la situación es tan grave en el sector que seguramente no sirva para nada.

El flamenco ha formado parte de nuestra historia desde hace más de dos siglos y no se puede consentir que sea la iniciativa privada quien tenga que proteger tan preciado tesoro…

Nosotros guardaremos en nuestro recuerdo las grandes actuaciones sobre nuestro escenario.

El cante de aquel joven José Mercé, que apenas siendo un chaval comenzaba a cantar, la guitarra de Serranito; El Güito y Mario Maya bailando a dúo; La Chunga bailando descalza y tantos y tantos artistas que han pasado por nuestra casa…

Esa casa que me gustaría pensar que han considerado su casa… donde han reído, llorado, compartido, disfrutado del éxito y a veces de los fracasos, la misma que hoy cierra sus puertas… la que ya no mostrará al mundo sus mantones, sus cuadros, su historia… pero que seguirá viva en los corazones de todos aquellos que aman el flamenco…

Estamos en un cambio de época y creo que tendrán que ser ahora los artistas flamencos los que luchen solos porque su arte sobreviva … no sabemos muy bien cuál será ahora la plataforma desde la que se mostrarán, pero esperamos que lo logren a pesar de todo y a pesar de todos, porque el flamenco lo pone todo, no necesita que lo entendamos, que sepamos de palos, que sigamos el compás… solo necesita de sentimientos… y cómo dice un querido amigo que ama el flamenco y nuestra casa “El flamenco es poesía, una poesía que siendo heredera de músicas, de versos y ritmos, logra, siendo apenas un infante en el conjunto de las manifestaciones artísticas del hombre, el embeleso durante unos instantes que se hacen al tiempo fugaces y eternos, demasiado corto y anhelantes de eternidad”.

Esta misma poesía es la que llevó a nuestra familia a inspirarse en un café cantante donde sembró su semilla Federico García Lorca y en su recuerdo, desde hace 50 años lo veneramos, y formamos parte inherente de la historia reciente de Madrid.

Gracias a todos los que hacéis que el flamenco siga vivo en nuestros corazones ♥️