27 de septiembre de 2020

Crónica Milnoff. Dos corazones a un tiempo

Crónica Milnoff. Dos corazones a un tiempo

Se celebraba el Día de Enrique Morente y una serie de conciertos animó alguna de las plazas de Granada con jóvenes pero ya formados cantaores como Sergio Gómez “El Colorao” y Juan Angel Tirado. Tambien niñas que despuntarán cada día mas como Triana de Canela y Estrella de Manuela, bailaora y cantaora respectivamente que en Bib Rambla nos brindaron unas actuaciones para recordar. Por Carlos Fernández “Curro de Realejo”. Fotos: @extampasflamencas

Y para finalizar el día que mejor que un  trasnoche flamenco con Soleá y José Enrique Morente en el Palacio de los Córdoba con la Alhambra por testigo. Eso si, esta crónica está inconclusa pues por culpa de la lluvia nos quedamos sin la mitad del concierto. Cuando más a gusto estábamos el eje se nos quebró y se quedó solo en el escenario David Carmona esperando a Solea. Se acabó.

Fotos: 1 EstrellaCheyen 2 Jara Heredia 3. Triana

 

 

 

 

 

 

 

 

De todas formas disfrutamos de un principio que prometía con Kiki, Soleá y un miembro del grupo cantando a capela y dejándonos buen sabor de boca para lo que tendría que venir después.

Ya lo dijimos en otra ocasión, la pareja de David y José Enrique es ya clásica y siempre es un gusto verlos juntos pues ambos disfrutan y hacen disfrutar al público. Fue en la seguiriya que la alargan y se recrean donde hicieron tambalearse las nubes y con los tientos-tangos ya no tuvieron más remedio que descargar una tromba de agua como dicen que pasó en ese mítico Concurso de Cante Jondo del 22.

Nos quedamos con muchas ganas de saber que traía en su cabecita Soleá con la guitarra del de Illora y su grupo actual asi que nos imaginamos, como pudimos escucharla a ella misma, que cantó muy bien y que la noche fue un éxito total con ecos personales y morentianos.

Y ya de camino a casa bajando por San Juan de los Reyes, Calderería y calle Elvira uno iba pensando que sigue siendo muy difícil para los que nos gusta esto del flamenco vivir sin Enrique Morente pues nos quedamos sin un referente, entonces no puedo imaginarme a sus hijos que se quedaron sin el padre y sin su guía artístico. Como dice Soleá, habrá que encontrar un camino y los dos corazones que ayer latían juntos lo hicieron con fuerza el ratito que compartieron escenario, igual que el nuestro acordándose de uno de los más grandes del Flamenco mundial.

¡¡Viva Morente!!

 

 

 

Share This Articles

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Input your search keywords and press Enter.
Share This