Saltar al contenido
La Bienal de Flamenco readaptará su programa a las recomendaciones sanitarias

Lita Cabellut presenta el cartel de XXI Bienal de Flamenco, que se celebra en Sevilla del 4 de septiembre al 4 de octubre de 2020

La Bienal celebra en este 202o su 40 aniversario. Para celebrarlo se ha encargado su cartel a Lita Cabellut, la pintora española, de etnia gitana, cuya obra es de las más valoradas del panorama artístico español. La XXI Bienal de Flamenco se celebrará del 4 de septiembre al 4 de octubre de 2020.

 

El director de la Bienal de Flamenco, Antonio Zoido, tuvo los primeros contactos con Lita Cabellut en el mes de mayo. Desde ese momento, el encargo de la Bienal fue el eje central de su obra. En su estudio, desde Holanda, creo la figura de una mujer con una bata flamenca en rojo y negro, lo que representa para ella una mujer flamenca “timidez y valentía al mismo tiempo”.

Quiso que su trabajo fuera fruto de un proceso creativo de colaboración artística. Quiso trabajar con la fusión de diferentes disciplinas artísticas en un mismo acto, crear concepto e imagen en el tiempo. De esta forma, siendo un encargo de la Bienal de Flamenco tendría que ser “intervenido” por una artista flamenca. Se eligió a la bailaora Rocío Molina, que en la Fábrica de Artillería deconstruyó zapateando el lienzo quedando convertido en suelo de un escenario efímero. Pero también se contó con la voz más flamenca que se podía, con la de Juana la del Pipa. Estas imágenes han dado la vuelta al mundo. Lita Cabellut contemplaba atentamente cada golpe de tacón que sacudía y rompía su obra.  La voz de la jerezana Juana la del Pipa puso eco flamenco en un espacio imponente por su arquitectura y dimensiones.

El encuentro entre Lita y Rocío ha significado el reconocimiento y la admiración entre ambas. La pintora ya quedó cautivada cuando la vio bailar por primera vez en Barcelona. Por su parte, la bailaora recibió esta invitación como un halago.

Cabellut posee una técnica pictórica única. Es el resultado de años de investigación. A una metodología creativa dinámica y a una técnica rigurosa y experimentada, la artista suma la manipulación-ruptura del craquelado de sus lienzos. El craquelado de la superficie del lienzo está fragmentado, descompuesto en esta ocasión, no por las manos de Lita sino por los pies de Rocío. La obra sigue la línea de creación que le permite construir y destruir. Con esta deconstrucción ha elaborado el cartel de la XXI Bienal de Flamenco.