Saltar al contenido
El Patrimonio Flamenco

El Patrimonio Flamenco

María Ángeles Carrasco, directora del Instituto Andaluz del Flamenco, recuerda aquel 16 de noviembre de la declaración del Flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la UNESCO.

Hace siete años de la declaración del Flamenco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Con ello se logró un hecho que reforzó y reivindicó, aún más si cabe, la importancia de nuestra seña de identidad y expresión artística más singular de nuestra cultura, y se materializaba la importancia y la trascendencia, no solo nacional sino, esta vez, internacional, del flamenco.

Atendiendo a la significación de la declaración de la UNESCO, el 15 de noviembre de 2011, el Gobierno andaluz acordó declarar el 16 de noviembre Día del Flamenco en el ámbito de la Comunidad Autónoma.

Y es que esta distinción no solo es motivo de orgullo -de orgullo de nuestra cultura, de orgullo de un legado que forma parte esencial de nuestra historia y de nuestro presente- sino también supone una enorme responsabilidad.

Responsabilidad que nos anima a continuar avanzando en la difusión y apoyo a este arte, a este elemento de identidad, de cohesión, de expresión, en sus diversas manifestaciones y con sus diferentes interlocutores.

Esta declaración fue, sin duda, importante. Por un lado, porque dotaba al flamenco de oficialidad en la institución cultural más influyente del mundo. Por otro, porque Andalucía se obliga ante la UNESCO a medidas concretas de salvaguarda, de protección, conservación, promoción y difusión. Y, además, porque ha contribuido a desterrar definitivamente los posibles tópicos y prejuicios que pudieran existir.

La declaración de la UNESCO colaboró, y mucho, a darle dignidad y a situarlo en su justo lugar: el de una manifestación cultural de primer nivel, a reconocer su riqueza artística y patrimonial. Y por ello cada año celebramos en común, con todos los actores del flamenco, con instituciones públicas y privadas, porque todos caminamos en la misma dirección: la que le da al flamenco cada vez más impulso, más difusión, más protagonismo en la escena cultural nacional e internacional.